La psicología y la danza son dos pasiones en mi vida que se entrelazan sin pausa, con las que me acompaño  a mi misma y a otros en la aventura de llevarnos a conciencia por la vida. Contar con nuestro cuerpo como confiable compañero de ruta es una conquista a la que vale la pena apostar. A mi me ha llevado tiempo, fue una relación ganada con la madurez. Y danzar fue  sin duda una herramienta increíble para poder encontrarme en ese lugar sagrado con todo mi ser, donde todo tiene espacio sin juicio. Entre los 18 y los 23 años tuve un serio problema en mis rodillas y el diagnóstico de no caminar más. Luego de 5 operaciones comenzó un profundo camino de exploración por numerosos abordajes para poder recuperarme: Eutonía, Sensopercepción, Bioenergética.

En 1999 comencé a danzar los 5 Ritmos de Gabrielle Roth con queridas maestras Marisa Cheb Terrab y Kelly Satz en Buenos Aires, Argentina y el reencuentro con mi cuerpo desde un lugar placentero, redefinió otra vuelta del espiral en la valoración, las secuelas de la vergüenza e inseguridades, que generalmente atraviesan el vulnerable pendular entre la salud y la enfermedad.

En el 2004, a unos meses de cumplir 40 años, dance por primera vez con Gabrielle Roth y su equipo  en uno de los intensivos que coordinaba habitualmente en  Agosto. Pensé que ese era un punto de llegada y sin embargo fue una gran apertura sin retorno. Mi camino continuo de la mano de grandes maestras como Kathy Altman y Andrea Juhan quienes junto a Lori Saltzman y Vic Cooper a partir del 2014 plasman una nueva síntesis llamada Open Floor International con la que resueno profundamente tanto en la vida como en la danza.

La integración que se da cuando nos movemos me apasiona, la simpleza que nos trae el cuerpo permitiendo conectar con la sabiduría que habita en cada uno de nosotros.

Amo mi trabajo, es un llamado profundo que da sentido a mi vida. Disfruto tanto de la soledad como de momentos compartidos. Apuesto una y otra vez  a llevarme con gentileza y al agradecimiento en medio de lo que sucede. Disfruto a mi familia, ver crecer a mis dos hijos, ya hombres y aprender a dejarlos volar. Soy una aprendiz de la vida a tiempo completo y lectora curiosa por todo lo que  me abre horizontes. Apuesto al cuidado de las relaciones y al respeto de las diferencias. Creo que los múltiples planes de mi vida que no salieron como pensé fueron los grandes maestros.

Amo la naturaleza y las sincronías donde las cosas imposibles suceden. 

Creo que perderle miedo a mis desafinaciones, a mis sombras, es una vulnerabilidad que me permite seguir apareciendo y disfrutando del proceso. Agradezco a todas las personas que se cruzan en mi camino para ser hoy la mujer que soy y confío en que hay una presencia más allá de nosotros en la que sentirnos sostenidos.

“Entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.
Entre la palabra y el movimiento. Entre la incertidumbre y la confianza. entre lo heredado y lo propio, entre el miedo y el coraje.
Entre la ilusión y lo real.
Entre lo planeado y la sorpresa. Entre la aceptación y las batallas de ego.
Entre la apariencia y la honestidad. Entre un alto del camino y un proceso continuo.
Y en ese intervalo la experiencia individual deviene humanidad compartida.”

Marisu Rimoldi

Armonía Afinándonos en el rol